Skip to content
agosto 16, 2009 / Joaquim Montaner

Otro significado para el número 666

Leyendo hace muhcos días mis feeds llegué a este pedazo de artículo de la siempre interesante Merce Molist… esta vez sobre el significado del número 666.

como sabemos bien… una mentira… repetida continuamente… deja de ser mentira…

una pena ciertamente; gracias a Merce y a gente que no para de contribuir para desenmascarar mentiras 🙂

via Port 666 on 17/07/09

Recuerdo, cuando empezamos este blog, que tuvimos bastantes conversaciones sobre el significado del número 666, eminentemente diabólico en nuestra cultura judeocristiana.

El otro día, leyendo un maravilloso libro llamado “Viaje a Avalon”, descubrí un nuevo significado simbólico del número “maldito”: según algunos estudiosos, el 666 era el número sagrado de la diosa Afrodita. La diosa del amor y, por ende, el sexo. Esto provocó que la nueva y represora religión lo etiquetase como número del Diablo.

Según Hesíodo, Afrodita nació de una forma espectacular: el dios Cronos cortó con una hoz los genitales de su tirano padre Urano (que se estaba comiendo a sus hermanos) y los arrojó al mar. El esperma, mezclado con el agua, formó una espuma blanca de la que nació Afrodita en forma adulta. En el Renacimiento, Botticelli pintó esta historia mitológica, que es su pintura más famosa.

afrodita.jpg

Muchos dioses fueron fascinados por la belleza de Afrodita. Al contrario de otras diosas, que fueron forzadas (raptadas, seducidas o violadas) por sus compañeros, Afrodita pudo escogerlo libremente. Y escogió al cojo Hefestos, dios de los artesanos, el fuego y la forja (a quien en algún momento he propuesto como dios de los hackers, por cierto).

Afrodita no tuvo hijos con Hefestos pero sí con otros dioses, con quienes se emparejó a tutti pleni. Fue amante de Ares, Hermes y también mortales como Adonis. Entre las muchas leyendas relacionadas con Afrodita, destaca su intervención en el inicio de la guerra de Troya: la diosa de la discordia, Eris, lanzó en medio de una fiesta una manzana que debía ser para la diosa más hermosa, título que se disputaban Hera, Atenea y Afrodita. Se armó tanto revuelo que Zeus decidió que fuese un mortal, Paris, quien diese la manzana a la más bella. Y Paris se la dió a Afrodita, quien le prometió a cambio las más bellas mujeres del mundo.

Por aquel entonces, la más bella mujer era Helena, esposa de Menelao, uno de los reyes griegos. Paris recogió su recompensa raptando a Helena y llevándosela a Troya. Así empezó la guerra entre griegos y troyanos, que duró diez años.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: