Skip to content
febrero 9, 2010 / Joaquim Montaner

32 años desde que Carmen Conde entró como académica en la RAE

Pues si… aprovecho que estos días la RAE ha nombrado a la escritora Soledad Puértolassillón ‘g’-, para recordar que la primera mujer que ingresó como académica fue Carmen Condesillón ‘k’-, otra ilustre mujer, maestra, poeta y narradora, ya fallecida (1996).

Mientras numerosas publicaciones nos quieren hacer ver a la RAE como una institución que se está adaptando a los tiempos modernos y está incluyendo el talento femenino en sus sillones… a las peronas que estamos un poco más metidos en estos igualo-temas, nos sigue causando bastante estupor (acepción 1) que una institución tan prestigiosa (por favor… acepción 4 🙂  ) que se posicione como lo hace en asuntos relacionados con la misma definición de violencia de género (pretendiendo hacer creer al resto de mortales que lo correcto es decir violencia doméstica… cuando son cosas tan diferentes) o que ignore los trabajos e investigaciones tan rigurosas y válidas como las realizadas para distinguir sexo / género o, para terminar, que ignore sistemáticamente las recomendaciones lanzadas por grupos como NOMBRA.

Pero a lo que voy… Dª Carmen leyó su discurso de ingreso el 28 de enero de 1979 aunque fue nombrada un día 6 de febrero del año anterior. Fue la pionera y fue la primera mujer con un sillón en la Academia.

Algunos años antes (6)… la misma academía había vetado a Dª María Moliner… se cuenta que sobre esto decía Dª María aquello de “Sí, mi biografía es muy escueta en cuanto a que mi único mérito es mi diccionario. Es decir, yo no tengo ninguna obra que se pueda añadir a esa para hacer una larga lista que contribuya a acreditar mi entrada en la Academia. (…) Mi obra es limpiamente el diccionario (…) Desde luego es una cosa indicada que un filósofo -por Emilio Alarcos Llorach- entre en la Academia y yo ya me echo fuera, pero si ese diccionario lo hubiera escrito un hombre, diría: ‘¡Pero y ese hombre, cómo no está en la Academia!”.

Dª Carmen no lo dudó y en su discurso de ingreso bien les dijo al resto de académicos aquello de «Vuestra noble decisión pone fin a una tan injusta como vetusta discriminación literaria».

Bien por Dª Carmen y bien por el talento de las personas valiosas.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: