Skip to content
diciembre 1, 2013 / Joaquim Montaner

#dia7: ahora si ¡empezamos!! guías de acción #16dias

“Decíamos ayer…” como cuenta la leyenda que le pasó a un gran Profesor…🙂 que profundizaremos sobre los beneficios que tiene la participación de nuestras hijas y de nuestros hijos en las responsabilidades del cuidado del hogar. 

cofami3Hoy bajamos otro nivel. Y, por fin, hemos llegado a lo que estabas esperando… ha llegado el turno de ponerle las pilas a nuestros peques… y ¿cómo? estarás pensando… si he probado de todo…

Normal. nosotros igual. Lo que está bien clarito es que la participación de los y las peques conlleva una serie de beneficios en una especie de camino de ida y vuelta, tanto para ellos como para la unidad familiar y también para nosotros, desquiciados papás y mamás.

Se hará referencia también, en la entrada de hoy de nuestros #16días a la importancia que tiene la motivación como eje que debe cruzarlo todo para generar una mayor participación en casa. Y nuestra pequeña sesión de hoy de esta improvisada escuela de padres que hemos montado aquí finalizará con unas estrategías sencillas para que nos convirtamos en papas motivadores incansables :-) 

¿ Me acompañas?… Pues al lío:

Debería sobrar comentar los beneficios… pero estamos aquí para algo y, precisamente, este punto es importante. Incluir a nuestros soles y a nuestros diablillos en las responsabilidades domésticas y en las rutinas de la vida familiar es positivo:

  1. para adultos / progenitores / cuidadores
  2. para la unidad familiar completa
  3. para sentar bases para la realización de tareas de utilidad en el futuro
  4. para dar cobertura en su desarrollo integral en estas áreas:
    1. Responsabilidad
    2. Cooperación
    3. Respeto por otras personas y por sus desempeños
    4. Respeto por las cosas materiales
    5. Esfuerzo y voluntad
    6. Autoconfianza y mejora de la propia imagen

si wuaki si… todo esto está muy bien, pero… cómo, cómo lo hago,… estoy mu mal de lo mío y el nene no hace naaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa🙂

Pues querido, sí has llegado hasta aquí, estás a punto de descubrir el secreto que tan bien guardado está: sentido común y motivación. La motivación es la clave y el sentido común nos llevará a no caer en situaciones de desconcierto. Motivación intrínseca, motivación extrínseca,… usa los recursos que quieras pero no pierdas de vista que, sí quienes nos creemos adultos necesitamos un buen empujón de vez en cuando (y no me seas mal pensado😉 ), imagina a tu peque… imagina a los nuestros… el corto plazo es su horizonte temporal y la satisfacción de pulsos e instintos es lo que rige, es lo que manda.

La motivación, al igual que la imaginación, nos dará alas para hacer frente a sentimientos vinculados con pereza, frustación o desánimo. Y aquí abajo sigue una de mis queridas listas. OJO!!! combina los items como quieras, haz hincapié en los que más te interesen o en los que mejor te funcionen. Puedes hacer todas las cosas de la lista o puedes seleccionar algunas… pero si vas por aquí… tendrás mucho camino ganado. Ahí va:

  • Céntrese en lo positivo
  • Reconozca el esfuerzo realizado y también el resultado final
  • Establezca tareas realistas y adecuadas a la edad (<– coherencia y sentido común per favore)
  • Sea un ejemplo (sea usted mismo un agente de cambio… no hable de igualdad entre mujeres y hombres si cuando llega a casa se convierte usted en el típico don pantuflo)
  • Sea paciente
  • Introduzca pronto a sus peques en el trabajo y en las tareas de cuidado
  • No etiquete, no compare
  • Use el poder del grupo para reconocer avances y logros

Cada una de las pelotitas de arriba tiene un desarrollo amplísimo que supera, de lejos, las aspiraciones de esta entrada (al menos en el contexto de la campaña de los #16días) Si os interesa, si te interesa,… ya sabes comentario o correito al formulario de contacto y te voy facilitando más pistas y más pautas concretas de actuación.

Pero hoy me has cogido que tiro la casa por la ventana, así que voy a facilitarte una guía de acción para empezar (bueno… empezar, lo que es empezar, ya lo hicimos hace algunos días ¿recuerdas? Hemos definido un objetivo, hemos conocido el contexto mucho más de lo que lo conocíamos al principio, hemos hecho un importante repaso de las ideas previas y hemos dado los primeros pasos para construir un hogar mejor que sea, en sí mismo, un agente dinámico de cambio y, entre ayer y hoy, nos hemos puesto de acuerdo en la importancia de que nuestra gente pequeña participe plenamente en la vida familiar y POR SUPUESTO en la multitud de tareas que esta misma familia genera)

Todos han visto que estamos hablando de un proceso ¿verdad? Lograr la colaboración y la implicación de nuestra descendencia en el trabajo familiar es, per se, otra tarea, tarea que también genera un proceso y, por ello, las principales fases del procesos para que la colaboración se convierta en rutina son estas:

  1. Acuerda un programa de actividades: Esto es una lista con los trabajos que tu peque puede hacer y que tú quieres que haga. En los deportes… esto tiene que ver con la sensación de pertenecer a un equipo. Cada cual tiene unas tareas para que el equipo funcione. Es igual.
  2. Reparta el tipo de actividades a realizar entre las personas. Alguien piensa la lista de la compra, alguien compra, alguien guarda y distribuye la compra y, como consecuencia, alguien cocina. Si rotamos las tareas (si si… rotaciones como en er furbo) comprobaremos que ese alguien NO tiene por que ser la misma o las mismas personas.
  3. Distribuya aquellas tareas en las que mejor puedan responder. Aunque no olvidamos las rotaciones, es importante y conveniente dar la oportunidad a que cada cual desempeñe aquello para lo que está más capacitado.
  4. La asignación de tareas debe ser concreta y clara. Precisión, claridad y especificidad. Facilite toda la información necesaria para que no queden dudas del alcance de dicha tarea. OJO: introducimos otro concepto clave, de los importantes: La negociación, si, queridos niños y niñas, tendremos que negociar con nuestra gente menuda, porque no somos de ordeno y mando, sino que somos fans de la comunicación y del diálogo.
  5. Asegure que el / la responsable sabe hacer la tarea. (sentido común y coherencia)
  6. Supervise y evalúe. Que nuestra gente sepa que va a ser observada en su desempeño puede servirle para fomentar la realización adecuada de la actividad y también para reforzar la constancia. Cuanto más crezcan y mayor autonomía tengan serán capaces de realizar sus propias valoraciones y evaluaciones de los trabajos.

Este bonito plan de acción que acabo de compartir contigo tiene algunos tips que acompañan su realización o, mejor dicho, que pueden mejorar su puesta en marcha; a saber:

  • Rotación de la lista entre hermanos y hermanas. Evitemos un posible “tedio” por repetición.
    • lo que nadie quiera hacer: papelito y sorteo
    • quien se olvide de sus tareas (o haga ver que se olvida) cuadrito de tareas para guiar y recordar.
  • Motivación continua
    • ofrezca alternativas mientras desempeñan las tareas: música, humor, narración,…
    • OJO –> no se recomienda usar el dinero como recompensa.
  • El fin último de esto es el desarrollo de la RESPONSABILIDAD

 

Usando este enlace podrás ver las mini-acciones  de la
campaña #16días contra la #violenciadegenero #2013

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: