Skip to content
diciembre 30, 2015 / Joaquim Montaner

Hace 10 años fui el hombre más feliz

Lo que hubiese dado entonces por poder detener las manillas del reloj y congelar el tiempo para que no pasase…

Comenzar a convivir con los que hoy son mis cuatro mayores y con su mamá… empezar a aprender que esto de ser papá era mucho, mucho, muchísimo más de lo que había podido intuir.

Sentir que, después de 30 años dando tumbos, había encontrado mi sitio…

El AMOR mayúsculo que sentí y que me hizo apostar tan duro a una sola carta ganadora.

Tantas dificultades, tantas emociones, tanto vivido, todo tan rápido… demasiado rápido.

Hoy, que todo se me ha ido a la mierda, hoy, que estoy nervioso perdido esperando que vengan los enanos a pasar la mitad de las vacaciones escolares conmigo, no me arrepiento de la decisión tomada… no sé que sentiré luego o mañana, no lo sé

No soy una persona fácil de tratar, soy consciente de esto🙂 ya sabes

Casi ni siquiera me he atrevido a mirar dentro aún y sólo espero que quien menos sufran con todo esto sean mis seis ¿pequeños? Todo es reciente y les duele… espero que salgan adelante, apoyo y acompañamiento no les faltará desde luego. Me he equivocado en muchas cosas en esta relación y tengo muchos debes en la lista de cuentas.

Son seis personas tan distintas, se me hace muy complicado, es muy doloroso

No dejarme arrastrar por el sentimiento de vacío y de fracaso vital tan intenso y tan enorme que siento, mantener coherencia entre lo que soy y lo que hago, es agotador, es terrible. Y sobre todo los tiempos que está mi tribu conmigo. Cuando marchan con su mamá no me puedo mover y no estoy hablando de agotamiento físico, ni mucho menos.

Ahora más que nunca desde hace diez años estoy juntando fuerza (otra vez) para seguir, para volverme a encontrar (de nuevo) y a construir (una vez más).

Sé que todos sobreviviremos, igual que lo hemos hecho hasta ahora y que no ha sido nada fácil, ni mucho menos. Pero, pobrecito de mi, sigo siendo un esclavos de mis circunstancias, de dudas, de miedos y miserias… ¿qué será de todos sin mi?? y te das cuenta de que eres un engreído pensando así, un auténtico vanidoso.

Mis tres niñas saldrán adelante, igual que mis tres niños. Estoy convencido

Todas las partes y todas las personas que cuidamos a estos grandes peques, toda la tribu, tiene bien claro que los cachorros son igual de importante que los más mayores, y todos haremos lo que siempre hemos hecho: seguir amándoles y cuidándoles.

Ahora hay que ponerse bien… tengo que ponerme bien🙂

 

 

(supongo que también me toca volver a cambiar el nombre del sitio😦 )

One Comment

Dejar un comentario
  1. Catalina de Mamatambiensabe / Ene 7 2016 11:09

    No… Cada vez que veo que alguien cercano a mi toma estas decisiones se muere un pedacito de mi alma y me entran una serie de dudas y temores… Por qué es tan difícil la convivencia? Qué hacemos para que aquello que nos llenaba ahora sea nuestro motivo de dolor?

    No somos imprescindibles en la vida dé nadie salvo en la de nuestros hijos, y ni siquiera estoy segura de ello.

    Te abrazo con el alma…

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: